Saltar al contenido principal

Social Selling

Concepto de Social Selling

¿Qué es el Social Selling?

El Social Selling es el concepto que se utiliza para hablar del uso de las redes sociales que hacen las empresas con la finalidad de convertir a los usuarios en leads y, de ahí, hacer que pasen a ser clientes y compren sus productos o contraten sus servicios. Es una estrategia que ha tomado forma a raíz del nacimiento de las redes sociales y ha cobrado especial importancia con su masificación.

Su principal diferencia con respecto al Social Commerce es que, mientras este busca mejorar además la experiencia del usuario a lo largo del procedimiento de compra; el Social Selling persigue crear una presencia tal en redes sociales que, en vez de ofrecer la venta a los usuarios, estos decidan comprar a una marca concretamente. Es decir, busca llegar a los leads indirectamente, sea extendiendo su presencia a base de crecer en followers, viralizando contenidos o básicamente forjando una imagen de calidad.

Requiere de la coordinación de acciones de comunicación, de marketing de contenidos, de branding y de todos los campos que se pueden implicar en el terreno social para reforzar la presencia de una compañía. Elaborar contenido de calidad, difundirlo por redes sociales, llevar a término iniciativas independientes en cada red u otras participativas. Son muchas las manifestaciones del Social Selling, pero todas confluyen para llegar al mismo punto, la compra por parte del usuario, hacer que el público pase a ser otro cliente más para la marca.

Quizás te interesa >>>  InnovaDeluxe

Para qué sirve el Social Selling

El Social Selling sirve para dos cosas principales, aún cuando su meta es, como ya hemos dicho, obtener la venta en una compañía. Aumenta la presencia de cualquier marca en redes sociales y, especialmente, genera una imagen y una influencia tales que, de una forma o de otra, logran hacer que la audiencia piense en dicha marca al momento de requerir un producto o servicio relacionado con su sector.

Esa es su meta principal, tener tanta presencia que la audiencia reconozca y piense en la firma en primera instancia para, así, recurrir a sus servicios o productos en caso de necesitarlos. Persigue la compra, no la venta.

Ejemplos de Social Selling

Como ejemplos de Social Selling, podemos pensar en la presencia de NeoAttack en redes sociales. Lanzando publicaciones de nuestro blog, recordando nuestros distintos servicios como agencia de marketing digital y, en conclusión, consiguiendo una mayor presencia en redes sociales, hacemos que nuestro nombre vaya creciendo en estas y cada vez más usuarios nos conozcan.

A partir de ahí, la calidad de nuestro trabajo se encarga de hacer que cada vez más se decanten por lo que ofrecemos y, por tanto, piensen en nosotros gracias además a nuestra presencia en estos portales de carácter social.

Más información sobre el Social Selling

Si buscas saber más sobre el Social Selling y todos esos componentes en los que se apoya, puedes ojear los contenidos que vamos a dejar aquí.

error: Atención: Contenido protegido.