Saltar al contenido principal

Los servicios financieros globales se vieron saturados durante los meses más largos de aislamiento. Hoy que la situación mejora lentamente y de manera desigual, muchas de las personas que todavía arrastran algunas de estas deudas se encuentran registradas como deudoras, lo que las descalifica para solicitar nuevos préstamos. Para ellas, existe una alternativa: los créditos con asnef.

La pandemia y el sistema financiero

Jamás se vio, en la economía global, un colapso de semejantes magnitudes. En consecuencia, se percibió una demanda masiva de servicios de crédito y préstamo que terminó por saturar el sistema financiero. La situación, sin embargo, empeoró; al prolongarse la interrupción de las actividades no esenciales, los bancos se vieron obligados a reducir la prestación de dichos servicios y endurecer sus condiciones de contratación.

No encontrarse en un registro de deudores como el Asnef, es una de las condiciones más rigurosas que todavía hoy persiste en los bancos y entidades financieras. Esto se debe a que muchas personas, ante la difícil situación de sobrellevar la interrupción de sus ingresos, debieron refinanciar sus deudas o directamente faltar al cumplimiento de sus pagos para subsistir. De esta manera, personas relativamente saludables desde el punto de vista económico, hoy no tienen acceso a este tipo de servicios tan necesarios.

Los servicios de crédito con Asnef

Hoy existen varias alternativas, como es el caso de la reunificación de tu deuda. Se trata de un tipo de refinanciamiento que permite unificar varios compromisos de pago en una única cuota mensual a un menor interés, lo que permite ahorrar y simplificar nuestro registro. No obstante, considerando las ventajas e inconvenientes relacionados con su contratación, la mejor opción siempre es el crédito con Asnef.

Este tipo de créditos tienen el propósito de asistir financieramente a las personas que disponen de una economía saludable, pero que, por haber faltado a algún pago o por cargar con una deuda, se encuentran en ficheros como el Asnef, lo que generalmente los descalifica para solicitar un crédito. Uno puede encontrar microcréditospréstamos personales y créditos para desempleadosjóvenes o jubilados —estas clasificaciones están pensadas para responder de la mejor manera posible a las necesidades particulares que cada grupo pueda tener—.

Requisitos y condiciones

Al tratarse de sumas relativamente bajas de dinero, solo se solicita algún tipo de aval o garantía que asegure la capacidad de cubrir los pagos. Su tramitación es sencilla y rápida, generalmente online, lo que los vuelve especialmente convenientes para afrontar gastos inesperados y urgencias de todo tipo. Los plazos de devolución son más cortos que en el caso de otros préstamos, algo que debe tenerse en mente a la hora de solicitarlos.

Si bien dependerán siempre del prestador, el monto a solicitar y la capacidad de pago de la persona, por lo general deben presentarse los siguientes requisitos:

igraal_es-es
  • Mayoría de edad
  • Residencia española
  • Documento de identidad
  • Cuenta bancaria (titular)
  • Información de contacto (teléfono, mail, etc.)
  • Ingresos, garantía o aval

Los créditos con Asnef se presentan hoy como una gran alternativa para aquellas personas que se encuentran en una situación de insolvencia financiera. Las condiciones de contratación suelen ser flexibles y consideran la capacidad de pago de la persona, independientemente del estado de sus deudas, lo que los vuelve muy convenientes.

error: Atención: Contenido protegido.