Saltar al contenido principal

Testing A/B

Concepto de Testing A/B

¿Qué es el Testing A/B?

El Testing A/B es un procedimiento muy sencillo. Se trata de el desarrollo y el lanzamiento de dos versiones de un mismo producto o servicio con la finalidad de medir cuál de las dos consigue un mejor rendimiento a nivel comercial. Su aplicación se extiende inclusive más allá de eso, dado que puede emplearse dentro del ámbito del marketing y la web para lanzar dos versiones de un mismo portal, de un mail comercial o inclusive de un formato publicitario.

Es algo que además conlleva el análisis de las métricas en vinculación con cada una de las versiones, dado que la finalidad es detectar cuál es la mejor de ellas para emplearla más adelante. Su uso se aplica, fundamentalmente en los últimos años, a mejorar landing pages o construir mejores estrategias de correo electrónico marketing.

Debido a esto, la diferencia entre versiones de una misma página, por ejemplo, puede ser una pequeña modificación de un botón o el uso de palabras distintos para un mismo mensaje. Sea cual sea el procedimiento, siempre conlleva distintos manifestaciones de un mismo elemento, como además un profundo análisis de la interacción de los usuarios con estas y un contraste entre los puntos fuertes y flacos para ir puliendo el modelo.

Utilizar esta estrategia, lejos de ser perjudicial, ayuda considerablemente a las firmas no solo por obtener algo “ideal”, sino además por acercar a los usuarios al procedimiento de compra.

Quizás te interesa >>>  Coste Por Clic (CPC)

Para qué sirve el Testing A/B

El Testing A/B sirve para detectar errores y mejorarlos, así como además para detectar items que funcionan considerablemente bien para su posterior reaprovechamiento. Su utilización cobra especial importancia dentro del mail marketing, dado que se emplea para medir el grado de conversiones que se consiguen con distintos tipos de correo que posean un mismo fin.

Esto ayuda sobremanera a ir encontrando el modelo ideal a emplear de cara a futuras campañas y, por tanto, a maximizar la rentabilidad de estas.

Ejemplos de Testing A/B

Un ejemplo de Testing A/B podría ser una serie de correos que, desde NeoAttack, mandáramos a nuestros clientes para promocionar nuestro diseño web. Se podría plantear un mismo tipo de mail, pero con cambios en colores y en la posición del botón y repasar por cuál de las dos versiones entrarían más consumidores.

Tras la campaña, se analizarían resultados y se compararían para establecer rendimientos. Así, se podría volver a repetir el procedimiento reduciendo los cambios y planteando otros nuevos para seguir experimentando. Poco a poco y paulatinamente, se avanzaría hasta dar con el más eficaz y acorde a nuestra audiencia.

Más información sobre el Testing A/B

Para aprender más sobre el Testing A/B, puedes leer los artículos que tienes a continuación. En ellos se reúne más información sobre esta operación que puede ser interesante de cara a su aplicación.

error: Atención: Contenido protegido.