Saltar al contenido principal

Content Republishing

El Content Republishing es la reedición de contenido que ha sido ligeramente modificado o actualizado. De esta dinámica, se reciclan distintos tipos de contenidos ya publicados con la finalidad de incrementar el alcance, por un lado, y, por otro, incrementar el rendimiento de los contenidos y del dominio. El content republishing puede traducir el contenido a otros formatos y atraer a nuevos públicos. Un requerimiento previo es que el contenido se modifique de una manera única. Este último incluye expresamente un margen de beneficio compatible con SEO. El término “reciclado de contenido” se usa frecuentemente.

Información general

La producción regular de contenido editorial requiere mucho tiempo y esfuerzo. Los blogs deben aparecer con regularidad, satisfacer las necesidades del público objetivo y comercializarse en distintos canales. No obstante, el alcance del contenido siempre está ligado a un canal. No se puede llegar a todos los destinatarios potenciales. La reedición de contenido puede ampliar el alcance por medio de de un enfoque multicanal con poco esfuerzo. No obstante, esto requiere una estrategia de marketing de contenidos. La planificación del contenido, los formatos disponibles y el grupo target, de este modo, deben preceder a la reedición del contenido o content republishing.

Los blogs obsoletos, por ejemplo, pueden ser actualizados con poco esfuerzo. Se pueden crear otras alternativas para contenido a partir de una entrada de blog, por ejemplo, creando infografías sustentadas en la información de la entrada publicada. La reedición eficiente de contenido tiene como objetivo aprovechar al máximo el contenido existente para agregar valor para los lectores, pero el esfuerzo por parte del proveedor es mucho menor que la creación de contenido original.

Cómo funciona

La reedición del contenido se realiza generalmente en varios pasos.[1] Cada paso puede ir acompañado de algunas preguntas clave.

  • Análisis: ¿Qué contenido sería beneficioso volver a publicar? ¿Qué blogs, whitepapers o infografías generaron cuánto tráfico? ¿Cómo son otros KPIs, como la extensión de la estancia, el desplazamiento o el número de enlaces entrantes? Y: ¿Qué contenido es obsoleto y ya no está actualizado? Estas y otras preguntas disponen por objeto identificar el factible contenido de la nueva publicación y recomendar su modificación o actualización en el contexto de la planificación de los medios de comunicación.
  • Relevancia: ¿Qué contenidos parecen fundamentalmente relevantes para el correspondiente grupo destinatario? ¿Qué canal es adecuado para la reedición de contenidos? ¿Qué canal es relevante para cada grupo objetivo? Estas preguntas disponen por objeto permitir una alineación estratégica del contenido y, si la app es correcta, incrementar el alcance.
  • Marcas de revisión: ¿Debería darse una URL canónica a cierto contenido? ¿Debe cambiarse la URL? ¿Qué palabras clave deben mantenerse o complementarse? ¿Qué palabras clave disponen un potencial especial de mejora el posicionamiento? ¿Deben añadirse enlaces al contenido? La reutilización del contenido depende de un marcado que cumpla con las normas de SEO, independientemente de si consiste en contenido propio o de terceros.[2] En cualquier caso, debe evitarse la duplicación del contenido. Los metadatos como las etiquetas canónicas y las metadescripciones son tan útiles como el manejo transparente de las fuentes y las referencias. Puesto que el contenido obsoleto ya ha sido indexado, es aconsejable no cambiar tu URL. Los vacíos en la estrategia de palabras clave pueden ser localizados para cubrir términos u aprovechar al máximo el ranking de estos términos.
  • Reedición: La reutilización del contenido, al igual que la comercialización de contenidos, depende de la comercialización eficiente de los mismos. El alcance sólo puede optimizarse si el contenido se anuncia de cierta manera. Por ejemplo, los blogs actualizados pueden compartirse de nuevo en redes sociales y microblogs, o integrarse en una campaña de boletines. Llegar a los lectores junto con los influencers es fundamental para lograr la mayor cobertura factible del grupo objetivo.
Quizás te interesa >>>  M-Commerce

Ejemplos

Cada tipo de contenido está relacionado a varias opciones de republishing cuando se considera un activo digital. Por ejemplo, se pueden producir otros formatos de contenido desde una entrada de blog:

  • Blogposts y actualizaciones: La información de un blog en un momento dado se desactualizará. En algunas industrias, como el sector de la tecnología o el marketing, la vida media de una entrada en un blog es concretamente corta.
  • Infografía y listados: La información de una entrada de blog puede ser presentada en un formato distinto.
  • Libros y ebooks: Se pueden crear formatos más extensos si el tema del blogpost tiene suficiente profundidad. Además son posibles los casos de estudio y los informes de experiencias.
  • Presentaciones y diapositivas: Por lo general, la información puede visualizarse de forma muy eficiente, de modo que los destinatarios puedan consumir la información con mayor facilidad.
  • Videos y webinars: Las guías prácticas, las instrucciones acerca de cómo hacerlo o las entrevistas pueden basarse en el contenido existente, complementarlo y convertirlo en un formato visual dinámico.
  • Newsletters y campañas por email: Los blogs o partes de ellos pueden ser utilizados como parte del marketing por email y para generar más alcance y contactos.
  • Mailings y cartas publicitarias: Se recomienda no comunicarse digitalmente con ciertos grupos objetivo. Los Blogposts además pueden ser modificados en versiones impresas.
  • Audio y podcasts: Los Blogposts pueden ser grabados como audio donde se lee el texto. Los formatos de audio son muy recomendables en el marco webs sin barreras.

Dependiendo del formato de origen y del canal de comercialización, se indican distintos formatos de reedición. Se hace una distinción entre el contenido de la forma corta y el contenido de la forma larga. El primero es adecuado para redes sociales y microblogs, mientras que el segundo puede ser distribuido, por ejemplo, por medio de del correo electrónico marketing. Además es aconsejable tener en cuenta a la estructura y al marcado (por ejemplo, con etiquetas y palabras clave) al crear contenido por primera vez. Esto facilita la reedición, puesto que se pueden elegir partes del contenido y asignar los temas más fácilmente. Por lo tanto, la reedición de contenidos se integra en la estrategia general de marketing de contenidos.

Relevancia para el marketing online

Google y otros motores de búsqueda son sensibles al contenido duplicado. De esta manera, la reedición de contenido debe prestar atención ciertos criterios que son críticos para el éxito. Si el contenido es reutilizado, debe ser modificado en contenido o formato. Esto significa que inclusive si el contenido se reutiliza, debe crearse un contenido único. Se recomienda un enfoque basado en datos para elegir el contenido que sea importante, genere tráfico y abra potencialmente una nueva perspectiva sobre el tema.

En la reedición de contenido, el contenido no sólo se publica varias veces, sino que se agrega apropiadamente o se transfiere a un formato distinto. Esto evita que los motores de búsqueda asocien el contenido reciclado con spam, contenido duplicado o infracción de derechos de autor. Factores como la relevancia, el valor, la transparencia y la calidad deben ser una preocupación central para la reedición de contenidos, a fin de garantizar la satisfacción de los consumidores y la correcta clasificación de los contenidos reutilizados por parte de los motores de búsqueda. Cuando la reedición de contenido se ejecuta con precisión, es probable que los motores de búsqueda recompensen esta práctica, puesto que de esa manera el contenido estará actualizado, tendrá autoridad y tendrá distintos maneras de vincularse.[3]

Enlaces Web

error: Atención: Contenido protegido.