Saltar al contenido principal


chart-840329_1280-1-9070365

Una tentación que disponen muchos pequeños y medianos inversores es comprar acciones que estén al mínimo. Seguro que te ha pasado en más de una ocasión. Solo pensarás en cuánto puede revalorizarse ese activo financiero a partir de esos momentos. Pero es un operación muy arriesgada que en la mayoría de los casos debe evitarse a toda costa. Para esto te vamos a aclarar por qué debes evitar estas situaciones y sus verdaderas razones.

Es cierto que puede representar una verdadera posibilidad de compra. Pero en la mayoría de los casos es un riesgo innecesario en el que no debes involucrarte. Puedes perder una parte muy importante del capital invertido. En cierto sentido Es una trampa Lo que te dan los mercados financieros para que compres las acciones a precios tan bajos. Inclusive algún otro inversor alude popularmente a que los precios han bajado.

Más grave todavía es la situación cuando a estas caídas se suma el escenario de mínimos históricos. O al menos en los últimos años. ¿Qué puedes hacer en estos casos? Lo mas razonable es analizar cada caso concreto y llegar a una conclusión lo más objetiva viable. No es sorprendente que sea su dinero el que esté apostando en acciones. Y nada mejor que proteger las operaciones será el objetivo de los movimientos que desarrolles de ahora en más.

¿Comprar en máximos o mínimos?

Es uno de los eternos dilemas de los inversores. Si las operaciones deben formalizarse en una u otra tendencia. Los defensores de comprar acciones al mínimo argumentan que es la mejor estrategia de inversión debido a que posibilita mayores revalorizaciones. Puede que sea así, pero si han alcanzado estos niveles se debe a varios motivos. Al mismo tiempo, es el mercado el que fija el precio de las acciones y no tiene nada que ver con el nivel que alcanzaron hace dos o tres años, a modo de ejemplo.

Desde este escenario, estas operaciones no son nada favorables para sus intereses. Entre otros motivos, debido a que su precio está sumergido en un Espiral descendente de calado profundo. Hasta el punto de que suelen tener un largo camino por recorrer para seguir bajando en los mercados financieros. Al mismo tiempo, es un síntoma inequívoco de que algo anda mal en la compañía. Pueden ser tus ventas, la deuda contraída o un obstáculo en los accionistas, entre otros casos.

Otro elemento de debate en estas difíciles situaciones es que las ventas superan de forma clara a las compras. Debido a la poco interés lo que hay en la compañía. El veredicto de los inversores es verdaderamente implacable. Como comprenderás, el riesgo que corres al abrir posiciones es muy alto. Por encima de otras situaciones. Lo más lógico que puedes hacer es esperar, no comprar, como es tu intención.

igraal_es-es

Descenso libre


samsung-793043_1280-5285001

Sea cual sea el caso, el peor escenario que te puedes hallar es que las acciones estén inmersas bajo esta figura. Es la peor opción, según la gran mayoría de analistas de renta variable. Llegan a decir que no hay vacantes bajo ninguna circunstancia. Debido a que el riesgo de que sus precios sigan cayendo sigue siendo muy alto. Estos mismos expertos indican que hace falta esperar hasta que un cambio radical de tendencia.

En escenarios de caída libre, hay muy pocas esperanzas de que la situación se revierta. Es un procedimiento de gran depresion en los mercados donde tienes todas las papeletas para perder. Debido a que en realidad, el potencial de depreciación sigue siendo muy alto. En ninguno de los escenarios propuestos en el mercado de valores ha ocurrido que se haya producido un cambio de caída libre a una apreciación en el precio de las acciones. Nunca.

Tus acciones deben estar encaminadas a olvidarte radicalmente de los valores que presenta esta figura. Y si para otros que están presentes en el movimiento contrario. Dicho de otra forma, en subida libre. La experiencia le ayudará a llegar a estas claras conclusiones. Debido a que hay mucho dinero que te puedes dejar en los mercados financieros de ahora en más. Olvídese, por tanto, de estas operaciones tan peligrosas para sus intereses de inversión.

Reacciones más específicas

Decididamente, lo único que dispondrás son escapes alcistas. Pero muy puntual y limitada en su duración. Estarán destinados a operaciones a corto plazo. Como a modo de ejemplo en las operaciones llamadas como intradía. Son las que se realizan en la misma sesión bursátil y que disponen una finalidad especulativa, por encima de otras consideraciones. Sea cual sea el caso, no irás más lejos en tus estrategias de inversión.

Como resultado de los fuertes niveles de sobreventa de estos valores, se genera una reacción alcista. Pero con una duración muy corta, que puede durar inclusive unas pocas horas. Aún cuando sin cambio de tendencia. Ni siquiera un cambio en tus expectativas. Desafortunadamente, siguen siendo los mismos que antes. No le des más vueltas debido a que esta es la realidad de estos movimientos en la renta variable.

Otro elemento que ayuda a dar forma a este movimiento característico de la renta variable es una tregua por parte de los vendedores. Utilizado por la otra parte del procedimiento para realizar sus compras. No obstante, serán puntuales y temporales con un período de validez muy corto. Es el momento en el que deberás de aprovechar para conseguir la máxima plusvalía viable. Puesto que muy pronto comenzarán a desarrollarse los movimientos a la baja en el valor, índice o mercado de valores escogido.

La experiencia aconseja no comprar

Bajo estos bajos niveles se han presentado situaciones que han sido muy perjudiciales para los intereses de los pequeños y medianos inversores. Encontrarse, en teoría, con precios muy sugerentes y que dan lugar a desarrollar operaciones de acumulación de sus títulos. Durante unas semanas o inclusive meses. depreciar casi la mitad de sus niveles de cotización actuales. Decididamente, no fue una buena decisión, sino todo lo contrario.

Estas situaciones deben evitarse de ahora en más a toda costa. Son muchos los euros que te puedes dejar por el camino. Inclusive con riesgo real de que la compañía fracase. Esto ha ocurrido en algunos momentos de la Bolsa española. Con títulos como Sniace, La Seda de Barcelona o Deoleo. No en vano, advierten los analistas del mercado, que si han bajado tanto sus precios es por algo muy grave que está pasando en la cotizada.

La mejor respuesta para evitar estos peligrosos escenarios se enfoca en ser mucho más reflexivos en estos procesos de depreciación. No creas que los valores por el simple hecho de que aparentemente son baratos deberán de ser objeto de tus operaciones de adquisición. Ni mucho menos, puesto que los efectos en su cuenta corriente pueden ser verdaderamente devastadores. Hasta que niveles muy preocupantes eso puede resultarle muy difícil de hacerse cargo en ese preciso momento.

El caso específico de Banco Popular


euro-1431347_1280-9878596

Para que puedas chequear todo este procedimiento, nada mejor que acudir a un caso muy reciente que casi todo el mundo conoce. Eso es lo que está pasando en estos momentos con Banco Popular. Sus precios se han desplomado en los últimos meses como resultado de sus graves problemas en la administración de este grupo financiero. Aun así, sus precios siguen cayendo, sin tregua. Aún cuando genera rebotes muy puntuales. Algunos de ellos de forma clara espectaculares.

Si hace unos meses te hubieras dejado llevar por sus precios bajos, ahora mismo estarías enfrentando una situación muy complicada. Perder más dinero del que puede soportar. Este mismo enfoque puede funcionar para usted hoy. ¿Y por qué ya no puede caer? Bueno, seguramente debido a que tu situación financiera es prácticamente irreversible. Aún cuando cambios radicales en su dirección podrían conducir a su recuperación.

Decididamente, la mejor estrategia que tienes es alejarte de sus acciones muy rápidamente. Tu tienes otras alternativas más emocionantes para que puedas abrir posiciones a partir de los próximos días. Pero no en este banco de mediana capitalización. No en vano, resume un poco el tema que estamos tratando en este post. No es un caso único, pero hay otros que son muy similares en el mercado continuo nacional. Eso puede ocasionarle más problemas de los que se esperaba inicialmente.

¿Qué puedes hacer con estos valores?


time-1739632_1280-6264422

Sus estrategias con estas compañías cotizadas son muy limitadas. Tienes mucho más que perder que ganar. Pero aún tiene algunas pequeñas lagunas en las acciones por las que puede empezar a lidiar con esta situación. Estos son algunos de ellos.

  • Puede aprovechar los rebotes para mejorar las compras. Pero siempre en operaciones muy corto plazo. Y si es viable en la misma sesión de negociación.
  • Si su procedimiento bajista no tiene vuelta atrás puedes apostar por las ventas a crédito. Puede ser una operación muy rentable para sus intereses. No en vano, ganarás dinero cuanto más caigan las acciones en los mercados financieros.
  • La estrategia más beneficiosa para sus intereses se basa en estar al margen de cualquier operación y dirija su atención a otros valores, o inclusive activos financieros.
  • Si, sin embargo, decides abrir posiciones en alguna de estas acciones, será mejor hacerlo bajo un orden de protección de pérdida. Conocido como stop loss. Te ayudarán a disminuir las pérdidas de capital en todas las operaciones que enfrentes en los mercados financieros.
  • Nunca se te ocurran que debido a que las existencias disponen precios bajos son sinónimo de barato. Casi nunca tiene que ver entre sí.