Saltar al contenido principal

Protocolo de Transferencia de Archivos

El protocolo de transferencia de archivos es un protocolo de red que se creó en 1985 para las transferencias de archivos.

Uso

El protocolo de transferencia de archivos (abreviado: FTP) se usa para intercambiar archivos entre un servidor y un cliente. Se pueden aplicar varias configuraciones:

  • Del servidor al cliente (descargar un archivo)
  • Del cliente al servidor (subir un archivo)
  • De un servidor a otro (uso compartido de archivos a través el protocolo de intercambio de archivos)

Una vez establecida la conexión, los archivos no sólo se pueden cargar y descargar, sino que los usuarios además pueden usar FTP para crear, cambiar, leer o borrar directorios. Los archivos se pueden renombrar, mover o borrar. Al mismo tiempo, FTP permite la administración de permisos para archivos. De esta manera, puedes establecer si los archivos almacenados pueden ser leídos, alterados o ejecutados sólo por el propietario, un grupo en particular o el público. Estas estructuras de autorización están representadas por un valor numérico de tres dígitos. El valor “777”, por ejemplo, significa que cualquiera puede entrar, modificar o ejecutar los archivos.

Establecimiento de una sesión FTP

Puedes determinar una sesión FTP con una conexión TCP. El cliente envía comandos al servidor deseado. Existen dos tipos de modos FTP, activo y pasivo. En “modo activo”, el cliente toma la propuesta y abre un puerto. A continuación, se pone en contacto con el servidor y le informa de su propia dirección IP y del puerto escogido. Toda la comunicación de los dos socios se lleva a cabo mediante de un puerto de control, de modo que las transferencias de archivos paralelas son posibles.

A pesar de todo, en “modo pasivo“, el cliente solicita al servidor que abra un puerto por sí mismo mediante de un comando PASV o EPSV. El servidor abre un puerto y devuelve al cliente una respuesta que contiene el puerto y la dirección IP del servidor. Esto permite determinar una conexión. El método pasivo se usa normalmente cuando no es viable una conexión del lado del servidor porque el acceso al cliente está impedido por un cortafuegos.

Quizás te interesa >>>  Meta Descripción

Acceso FTP anónimo

Para los servidores FTP que son accesibles al público, normalmente existe una cuenta de usuario que puede ser utilizada por cualquier persona. Frecuentemente se le llama “Anónimo”. Cualquier persona que inicie sesión con esta cuenta, no tiene que introducir una contraseña. Este enfoque es común, por ejemplo, en los espejos o en los servidores de las universidades, donde un gran número de usuarios deben entrar a él.

Establecimiento de conexión a través software

Para conectarse mediante del protocolo de transferencia de archivos, el usuario necesita un cliente FTP. Esto se puede lograr con un software separado que se instala en el PC. Muchos usuarios básicamente confían en el cliente FTP que se ha integrado en la mayoría de los navegadores. Con la próxima sintaxis especial un servidor FTP puede ser direccionado de forma directa en el navegador web,

 ftp://[ftp_username[.ftp_PWD]@]Servername[:Port]

Alternativamente, se puede recurrir a los servicios de WebFTP. Se trata de un cliente FTP que puede ejecutarse y visualizarse en el navegador web.

Para determinar una conexión usando un cliente FTP, primero debes iniciar sesión. Para esto, debes especificar la dirección del servidor FTP o la dirección IP respectivo y el puerto y, a continuación, conectarte con tu nombre de usuario y contraseña.

Relevancia para el SEO

Como SEO no vas a poder evitar el FTP. Como parte de la optimización web, el servidor web necesita entrar regular para registrar nuevos datos, por ejemplo, plug-ins o temas de sitios web optimizados para SEO.

error: Atención: Contenido protegido.