Saltar al contenido principal


productos-bolsa-5921507

Establecer dónde invertir en bolsa es difícil si no se saben los objetivos a perseguir. A veces me resulta difícil establecer dónde hacerlo yo mismo, no debido a que me falten ideas, sino debido a que espero el momento adecuado. Al mismo tiempo, el hecho de que no todas las inversiones disponen el mismo sentido. Algunas vienen determinadas por su duración en el tiempo, otras por el monto invertido y, desde luego, el propósito de la inversión. No son todos iguales.

La gran utilidad de los tiempos actuales, a pesar del problema mundial, es que gran parte de los productos en stock están disponibles para el público en general. Y si no podemos invertir de forma directa en lo que pretendemos, podemos hacerlo de otras formas. A modo de ejemplo, los ETF’s consiguen arreglar parte de estos problemas que quiere el pequeño inversor. Algunos de ellos estaban relacionados con la inversión en índices, bonos del Estado, que de forma tradicional era más complicada y requería mayores sumas de dinero. Por ello, y en vinculación a los tiempos que corren, vamos a ver qué opciones tenemos y dónde invertir en bolsa según los objetivos que se persigan.

Opciones para entender dónde invertir en bolsa


bolsa-invertir-3913847

Hay una larga lista de productos y cosas para seleccionar en el mundo comercial. Entre las existentes para entender cuál es la adecuada para nosotros donde invertir en bolsa están las siguientes:

igraal_es-es
  • Forex: Es el mercado cambiario descentralizado. Nació para facilitar el flujo monetario derivado del comercio internacional.
  • Materias primas: En este sector podemos hallar las principales materias primas usadas para la producción como el cobre, el aceite, la avena e inclusive el café. Además existen metales preciosos como el oro, la plata o el paladio dentro de este sector.
  • Comportamiento: Es el más conocido por su excelencia. En este tipo de mercado podemos comprar «porciones» de compañías y beneficiarnos de su evolución o salir perdiendo. Todo dependerá de la compañía cuyas acciones se hayan comprado. Además podemos hallar índices bursátiles de países como India.
  • Letras, bonos y obligaciones: Este mercado se caracteriza por la compra y venta de títulos de deuda, tanto corporativos como estatales.
  • Los derivados financieros: Son productos cuyo valor se basa en el precio de otro activo, de forma general uno subyacente. Hay muchos tipos de ellos, CFD’s, Opciones, Futuros, Warrants …
  • Fondos de inversión: Algunos de ellos gestionados por una persona, otros por algoritmos y algunos automatizados que replican índices o sistemas de estrategia de inversión. Los más populares suelen trabajar con stocks, pero pueden dedicarse a otros productos como las materias primas.

Qué considerar al elegir dónde invertir


invertir-bolsa-5173412

Hay diferentes factores que determinarán dónde invertir en el mercado de valores. El período de tiempo cuya inversión estamos dispuestos a soportar, el nivel de rentabilidad que perseguimos, cuánto riesgo estamos dispuestos a hacerse cargo, etc.

  • Periodo de tiempo: Gran parte de las distintas filosofías de inversión se pueden hallar en los horizontes temporales que nos marcamos. Entonces hay del corto al largo plazo. Cuanto más largo plazo se destinen esas inversiones, más probabilidades hay de que no pierdan las inversiones. A pesar de todo, este gran horizonte tiene como contraparte el hecho de que no podemos tener el dinero antes. Garantizar el capital que nos es prescindible para vivir nos ayudará a establecer qué flexibilidad temporal tenemos.

patrimonio-neto-1318698

Post relacionado:

Equidad, todo acerca de cómo funciona

  • Rentabilidad: El nivel de rentabilidad que se persigue puede variar según la compañía y el sector al que se toque. No es lo mismo una operación con cierto grado de apalancamiento que una inversión de renta fija. Este bono de rentabilidad suele ir acompañado de mayores riesgos. En la operación con apalancamiento, el capital podría perderse o inclusive duplicarse, mientras que en la segunda, la operación de renta fija, sería poco probable (no imposible) que ocurriera uno de los dos escenarios. Por otra parte, la rentabilidad se puede conseguir mirando a largo plazo, o además con compañías cuyo crecimiento es esencial. Saber dónde invertir por la rentabilidad obtenida es muy sensato.
  • Riesgo: ¿Qué pérdidas estamos dispuestos a hacerse cargo por las posibles ganancias? No es lo mismo una inversión enfocada a corto plazo que a largo plazo. Hay muchos eventos que pueden ocurrir durante un período de tiempo prolongado, por lo que el riesgo siempre existe. A pesar de todo, hay eventos puntuales que hacen que el precio de los activos varíe a corto plazo, por lo que además es fundamental saber hasta dónde podemos llegar. Siempre hace falta perseguir el menor riesgo, para garantizar las ganancias, pero si el riesgo es mayor, eso está justificado.

Diferencias entre inversión y especulación


especulacion-2337112

En resumen, y personalmente es lo más importante, es fundamental diferenciar la inversión de la especulación.

La especulación es la compra o venta de cualquier activo con la expectativa de que su precio suba o baje. en un futuro determinado. Por tanto, el papel de un especulador es anticipar el precio futuro del producto que ha comprado. Cuanto más precisa sea el pronóstico, mejores serán los resultados. Este tipo de movimiento suele caracterizarse por un análisis contextual de la situación, análisis técnico, o cualquier indicador o motivo que haga anticipar el precio. A modo de ejemplo, comprar oro con la expectativa de que subirá o colocar una orden de venta en el eurodólar con la expectativa de que el euro perderá valor, el dólar ganará valor o ambos.

La inversión suele ser la compra de un activo con la expectativa de que se genere una mayor rentabilidad. del capital aportado. Si la especulación tiende a ser más a corto plazo (no siempre, hay especulaciones a largo plazo), la inversión tiende a mirar a largo plazo. En este punto el inversor realiza los cálculos pertinentes en los que trata de hallar un retorno del capital y al mismo tiempo asegurárselo. Si se logra el objetivo, el activo comprado puede revalorizarse para que en el momento de la venta genere estas plusvalías como en el caso del especulador. Como diferencia, la rentabilidad que puede haber obtenido, como en el caso de muchas compañías cotizadas, es la consecución de pagos pagados en forma de dividendos. Una regularidad que a largo plazo habrá que sumar a las plusvalías, para ver la rentabilidad total.