Saltar al contenido principal

Add-On

Un add-on es un programa o módulo adicional que complementa navegadores, programas de correo y otras apps de software y hardware y añade funciones que el sistema básico no tiene. Como extensión para software y hardware, el add-on cambia varias características del sistema en el que se implementa, aumentando así el rango de funciones. Por ejemplo, los add-ons pueden incrementar la seguridad, proporcionar análisis, administrar datos o impedir la ejecución de scripts. Las posibles apps son muy diversas.

Información general

A diferencia de un plug-in, un add-on no es independiente en su gama de funciones. El add-on amplía las funciones básicas y proporciona una característica especial para el sistema (cliente, navegador, aplicación). El código de programa del sistema básico constituye la base del add-on, que está enlazado lógicamente con el código por medio de interfaces (API) y bibliotecas de software. Los programas complementarios acceden a estos recursos, mientras que los plug-ins proporcionan sus propios recursos y son independientes.

Los ass-ons se personalizan usando SDKs (Software Development Kit) para el sistema en particular, de modo que se pueden añadir más tarde por medio de descarga. La mayoría de los add-ons los proporciona el creador del sistema básico, como el complemento del navegador para desactivar Google Analytics, o varios complementos temáticos para Mozilla Firefox que cambian el aspecto de este navegador. Los add-ons además pueden ser ofrecidos por terceros, desarrolladores independientes o agencias, algunos de los cuales son sistemas abiertos y software de código abierto. Habitualmente están diseñados para manejar problemas o tareas especiales en el flujo de trabajo.

Cómo funciona

La mayoría de los add-ons están disponibles para apps, navegadores y juegos. Los add-ons se ofrecen para su descarga como parte del software, que se pretende complementar y que se puede instalar con unos pocos clics, en la mayoría de los casos de forma gratuita. Los add-ons se pueden dividir en dos categorías:

  • Extensiones: Se añaden una o varias herramientas a un programa existente. Estos complementos se denominan muchas veces extensiones del navegador.
  • Individualización: Temas, plantillas y personajes cambian el aspecto y el diseño del navegador por medio de la adaptación óptica de la interfaz gráfica de usuario.

Para ambas versiones, el add-on sólo añade funciones. Siempre depende del programa básico para complementarlo. Por esta razón, el rendimiento del sistema muchas veces se ve afectado, puesto que el software adicional está conectado al sistema en distintos puntos. Cada add-on ralentiza el programa básico hasta cierto punto (hasta un 10%) durante un reinicio, puesto que se accede a las interfaces y se usan las funciones del sistema. Las individualizaciones extensivas de los navegadores a veces se asocian con una pérdida significativa de rendimiento.

Quizás te interesa >>>  Schema Markup

Al mismo tiempo, algunos add-ons pueden transferir datos personales o impedir que el software básico transmita datos. Por un lado, la seguridad y la privacidad de los datos pueden establecerse y ampliarse por medio de add-ons, como el bloqueo de secuencias de comandos, la promoción comercial y las direcciones IP. A parte de esto, los add-ons además pueden transferir datos sin que el usuario lo note. En principio, existe el riesgo de descargar software malicioso con cada descarga, sobre todo con los llamados paquetes de software.

Antes de añadir un add-on, primero debe examinar la legitimidad y fiabilidad del proveedor del origen y del complemento para descartar cualquier laguna en la seguridad del software y evitar ataques de malware. Inclusive si estos casos son raros, es aconsejable elegir add-ons basados en requerimientos específicos y así minimizar los riesgos potenciales. Los fabricantes además ofrecen mecanismos para verificar el software, la administración de derechos digitales y los métodos de cifrado para la transmisión de datos. Al descargar un add-on, es aconsejable comprobar precisamente de dónde procede el software adicional, qué está haciendo y qué datos transmite de qué manera.

Relevancia para el marketing online

Se ofrecen numerosos add-ons y extensiones de navegador para marketing online, optimización de motores de búsqueda o análisis web. Simplifican los flujos de trabajo y realizan tareas especiales. Uno de los complementos más famosos es el Firebug Técnico. Esta herramienta para desarrolladores puede evaluar varios items de un portal web y el código fuente subyacente. Se pueden repasar y examinar layouts, marcas de revisión CSS, redirecciones y tiempos de carga. Se usan varios add-ons para repasar backlinks, autoridades de dominio u otros KPIs. Las herramientas de scraping pueden conseguir datos y exportarlos a tablas, por ejemplo. Numerosos add-ons hay actualmente incluyendo, redirecciones, URLs canónicas, agentes de usuario, notas y mapas mentales. Los add-ons son tan múltiples que inclusive los complementos especiales que gestionan add-ons están en el mercado y son muy prácticos.

==Enlaces Web==

error: Atención: Contenido protegido.