Saltar al contenido principal
Negocios

Fondo de contingencia


fondo-de-contingencia4-9066792

Como es la situación económica de muchos, es usual pensar más en un “colchón”, dicho de otra forma, en ahorrar una parte como fondo de emergencia o fondo de contingencia. ¿Pero sabes que ambos no son iguales? Entonces, ¿qué pretendemos decir con el segundo?

Si vives al día con lo que ganas, o estiras lo más viable lo que tienes, a veces sacar algo para tener algunos ahorros para imprevistos puede hacerte dormir mucho mejor. Pero, ¿Qué sería un fondo de contingencia? ¿Y por qué no es lo mismo que el de emergencia?

¿Qué es un fondo de contingencia?

Comencemos por saber qué es un fondo de contingencia. Debes conocer que esto se refiere a tener un una cierta cantidad de dinero que no se debe tocar a menos que sea para solucionar problemas imprevisibles que han entrado en tu vida. A modo de ejemplo, podría deberse a un accidente automovilístico, donde debe usar esos ahorros para reparar el vehículo y hacerlo funcionar nuevamente; o que ha recibido una multa de tráfico y debe pagarla en la fecha en que está a la mitad.

Ahora bien, lo que le decimos bien puede ser llamarlo en su hogar (o compañía) un “fondo de emergencia” pero, ¿es verdaderamente lo mismo? A partir de ahora te comentamos que no, y después te mostramos por qué.

Diferencias entre fondo de contingencia y fondo de emergencia


fondo-de-contingencia3-9530320

A El fondo de emergencia es un salvavidas para tu día a día.. Se trata de tener una determinada cantidad de dinero ahorrada por si surge algún imprevisto en tu casa o negocio, para que no tengas que depender de un banco, pedir prestado dinero o hacer otra cosa para arreglar ese problema.

Puede estar pensando que es lo mismo que el fondo de contingencia, pero hay una gran diferencia con él. Y es que el el fondo de contingencia necesita una cantidad mayor, dado que es lo que se utilizaría para «responder» a contingencias bastante «grandes», en el sentido de que son caras. A pesar de todo, en el caso de la «emergencia», existirían aquellas situaciones imprevistas que no supongan un gran número, que son más gastos «diarios» que otros.

Así, ambos son iguales, pero a la vez el objetivo que disponen no lo es. Aunque uno es para gastos necesarios que no son demasiado costosos, en el caso del fondo de contingencia se haría cargo de los mayores (es por esto que la cifra ahorrada debe ser mucho mayor).

Ventajas de tener un fondo

Sabemos. Puede ser difícil crear un fondo de contingencia (más si te comentamos que además creas un fondo de emergencia). Y, a pesar de todo, son muchas las ventajas que pueden hacer que decida controlar los gastos y ahorrar. Debido a que, entre las ventajas que vas a hallar, se encuentran las siguientes:

  • Mayor tranquilidad. Saber que tiene dinero ahorrado, inclusive si no lo utiliza, le ayuda mucho a mantener a raya el estrés. Sabes que si pasa algo, vas a poder afrontarlo, total o parcialmente.
  • Ahorrarás más. Al sentirte tranquilo, con una red económica que te apoye si te pasa algo, querrás que sea todavía mayor. Dicho de otra forma, vas a impulsar el ahorro debido a que tu mentalidad ya no será la de “vivir el día a día”, sino la de “vivir y ahorrar un poco”, fundamentalmente debido a que nunca sabemos lo que nos depara el futuro.
  • Puedes darte un capricho. Tenga cuidado, con el tiempo. Debido a que a medida que ahorras, si no hay ningún imprevisto, esa cifra sube y puede venir un poco cuando el fondo de contingencia se puede dividir en diferentes fondos, o inclusive utilizar algunos para “caprichos”, para que cuando se alcance un límite puedas úselo. Tenga en cuenta que no siempre debe estar ahorrando sin disfrutar de vez en cuando.

Cómo se dota el fondo de contingencia


fondo-de-contingencia2-2021548

No hay duda de que un El fondo de contingencia solo se puede crear con los ingresos que tenga. Si tiene un trabajo, con lo que gana a fin de mes con él; si dispones de una pensión, ayuda … lo mismo. Pero, ¿cuánto por ciento debo dejar para dotar el fondo?

En esta circunstancia, la cantidad dependerá de su estilo de vida. No es lo mismo una persona que vive sola y dispone de una pensión no contributiva que una que dispone de una familia numerosa donde solo uno trabaja. Pero no importa lo poco que pueda ahorrar, es esencial que lo haga.

Así, puedes obtener alguna cantidad de sueldo, prestaciones o pensiones, ganancias imprevistas (loterías, herencias, donaciones, etc.). Dicho de otra forma, de cualquier ingreso que pueda llegar a usted.

Cómo crear un fondo de contingencia


fondo-de-contingencia-2502499

Centrándonos ahora en lo práctico, vamos a hablarte acerca de cómo crear un fondo de contingencia. Esto va a depender en gran medida de lo anterior, dicho de otra forma, de cómo lo vas a dotar (de dónde vas a sacar el dinero para ese fondo), por lo que puede crecer más o menos en función de lo que ahorres.

Pero, para hacer esto, tenga en cuenta lo siguiente:

Determinar un presupuesto

Es esencial que Sepa que gastos e ingresos tiene al mes. Escríbalos todos.

Ahora, separa los gastos que son fijos de los que son variables (compras, ir al gimnasio, salir con amigos …).

Considere esos gastos, ¿son todos importantes o hay uno sin el que podría prescindir? Si es así, ya está tomando tiempo deshacerse de él.

Encuentra la diferencia entre ingresos y gastos. Para que el mes salga bien necesitas que al menos todo esté en 0, dicho de otra forma, que los ingresos – gastos sean iguales a cero, aún cuando lo mejor es que tengas una cifra positiva.

Decide cuánto pretendes ahorrar

De ese número positivo, necesitas determinar un porcentaje de ahorro. A modo de ejemplo, imagina que de los ingresos, una vez pagados todos los gastos, te quedan 100 euros. Puedes decantarse por ahorrar 25 euros en el fondo de contingencia y el resto en el fondo de emergencia (para comprar ropa, si hay un gasto imprevisto en la compra, etc.) y, si no lo utilizas, podrías incorporarlo en el fondo de contingencia.

Ese dinero que se mantiene en el fondo de contingencia no debe tocarse bajo ninguna circunstancia. Solo en caso de una situación que requiera utilizarlo como un imprevisto grave. Por poco que visualices que puedes ahorrar, a la larga tendrás cada vez más dinero, y eso podría marcar la diferencia entre estar abrumado y estar más relajado.

Haz lo mismo mes tras mes

No, no es tonto. Si hace esto mes tras mes, ¿sabe cuánto puede haber ahorrado? Siguiendo con el ejemplo anterior, de 25 euros al mes, si lo multiplicamos por 12 meses (eso sin contar pagos extras), estamos hablando de 300 euros. Sí, parece poco. Pero ahora multiplique ese número por 10 años. Tendrías 3000 euros para cualquier imprevisto. Si además puede adjudicar algo más a ese fondo, lo ayudará a sentirse mucho mejor.

error: Atención: Contenido protegido.