Saltar al contenido principal

Google Bomb

El término Google bomb (Bomba de Google) se refiere a la mejora artificial del perfil SEO de una web en el índice de búsqueda de Google. Los enlaces entrantes que conducen a la página en cuestión están vinculados a una palabra clave que no existe en esa página y, de esta manera, no es relevante para la consulta de búsqueda introducida. Si se coloca un número concretamente grande de enlaces a tal efecto, se puede lograr un posicionamiento más alto en los resultados de búsqueda de Google. A veces las bombas de Google se realizan como crowdsourcing donde muchos webmasters enlazan ciertos términos con una web.

Google Bombing se usa para distintos propósitos. Estos procedimientos se aplican habitualmente en un contexto político, en el que se introducen términos con connotaciones negativas en la página web de un político. Si el bombardeo no se refiere a Google, sino a otros motores de búsqueda, además se llama bombardeo de enlaces o bombing, spamdexing, spam de enlaces y palabras clave o SEO negativo. A pesar de todo, el término bombardeo de Google ha prevalecido puesto que es el motor de búsqueda líder en muchos países.

Cómo se originó

Una de las primeras bombas de Google dirigidas a la web de Microsoft fue con el término “más malvado que el propio Satanás” en 1999. Los resultados de la búsqueda de AOL además se vieron afectados, pero no los de Yahoo. Las consultas de búsqueda en este período de tiempo muestran que esta Google Bombing era más popular que muchas otras palabras clave. Debido a su amplio alcance, muchos destinatarios se dieron cuenta de ello y notificaron a Google sobre el inusual resultado de la búsqueda. Google asumió que los resultados de la búsqueda no estaban manipulados y que no se trataba de spamdexing comercial. En cambio, Google inicialmente asumió que esto era el resultado de fluctuaciones normales en los resultados de búsqueda o en la red mundial[1].

En primer lugar, los políticos fueron el centro de la manipulación del posicionamiento. Usualmente fueron caricaturizados y vinculados a términos difamatorios. Adam Mathes publicó un artículo en 2001 que describía la metodología de los bombardeos de enlaces con un ejemplo. Vinculó la frase “hack sin talento” con la web de su amigo Andy Pressman. Mathes utilizó por primera vez el término “Google bombing”[2]. Más tarde, el método además se utilizó en el sector comercial para colocar a las webs en una posición mucho más alta en los rankings. Los responsables fueron un número de agencias de SEO, que editaron en masa ciertos textos de enlaces y enlazaron los sitios de sus clientes. Google lo contrarrestó con cambios en los algoritmos y directrices más estrictas para los webmasters.

Cómo funciona

En realidad, la metodología que usa Google para examinar las webs fue explotada de manera absurda y fundamentalmente con fines políticos. Los resultados de búsqueda de Google siguen basándose parcialmente en el algoritmo PageRank. Evalúa la popularidad de un portal web usando los enlaces dirigidos a él y los términos que se enumeran para el anchor text. Cuantos más enlaces con los términos correspondientes se dirijan a un portal web en particular, más fuerte será esta web en los resultados de búsqueda de esos términos, según la teoría. En principio, era factible enlazar webs con términos que no disponen completamente ninguna vinculación temática con el contenido de ese portal web.

Google, a pesar de todo, ya no evalúa las webs sólo en función de la frecuencia de los enlaces en el contenido web, sino además de la relevancia del contenido. A esto se suman miles de factores de clasificación más técnicos, relacionados con el contenido y estructurales, en general, se cree que existen más de 200 factores de posicionamiento. Este método proporciona resultados válidos en general, pero era propenso a la manipulación de clasificaciones y trucos de SEO debido al algoritmo PageRank básico en el pasado. Google respondió a los bombardeos de Google con un algoritmo de filtro, en el que los resultados de búsqueda manipulados se limitaban a contribuciones y comentarios. Según Matt Cutts, la estructura de enlaces de los sitios web se analiza de tal manera que las presuntas bombas de Google pueden ser identificadas y seleccionadas. A pesar de todo, no se seleccionan los mensajes que proporcionan información sobre el evento en sí, puesto que claramente podrían ser relevantes para una solicitud de búsqueda respectivo.

Quizás te interesa >>>  Accesibilidad

Es probable que se utilizara la recuperación de información adversa para identificar las bombas de Google.[3]. Los datos que han sido manipulados al menos parcialmente se usan en el IR adverso. Esto incluye métodos para descubrir estas manipulaciones. Se buscan patrones textuales y basados en enlaces para poder detectar la manipulación en función de su estructura. Métodos similares se usan en enlaces, palabras clave y comentarios de spam, encubrimiento, fraude de clics y otras técnicas de SEO con sombrero negro. Actualmente, Google contrarresta masivamente las medidas manipuladoras para garantizar la objetividad de los resultados de búsqueda.

Ejemplos de bombas famosas de Google

  • Un conocido bombardeo de Google fue la búsqueda “miserable fracaso” en 2004. Los opositores del entonces presidente estadounidense George W. Bush colocaron su link a un texto oficial sobre Bush, su página de perfil de la Casa Blanca. Esta bomba fue retirada a principios de 2007 con un nuevo algoritmo de filtrado[4].
  • Los términos “armas de destrucción masiva” estaban vinculados a un portal web humorístico que afirmaba que “estas armas de destrucción masiva no pueden ser exhibidas”. Esta fue una crítica al anterior enfoque del gobierno de Estados Unidos en Irak[5]. Esta bomba de Google es además un ejemplo de activismo mediático, puesto que se supone que la percepción pública de un tema en particular debe cambiar, lo que además se describe como “atropello y fuga de los medios de comunicación” y es semejante al secuestro de noticias.
  • Con la consulta de búsqueda “peor banda del mundo” los usuarios fueron dirigidos a una página de resultados de Google que ofrece a los usuarios la declaración “See results for: Creed.” [6]
  • Los términos “victorias militares francesas” se dirigían a una web que parecía una página de resultados de búsqueda en Google. El portal web preguntaba si los términos “derrotas militares francesas” estaban incluidos, y afirma que no existen sitios web que contengan los términos de la primera consulta de búsqueda[7].

Relevancia para el SEO

La metodología de Google Bombing dejó claro que los resultados de la búsqueda se causan sólo mediante de algoritmos y, de esta manera, no son inmunes a la manipulación. El propio Google subrayó repetidamente que, por norma general, las acciones manuales no influyen en los SERPs, a pesar de que ya hay sanciones. Equivalente a la ingeniería inversa, como el bowling de Google, varios concursos de SEO y el lavado de Google, el bombardeo de Google es un intento de cambiar intencionalmente los resultados de búsqueda. Aprovechando las dependencias del algoritmo PageRank, los resultados del procedimiento automático pueden invertirse. Por la frecuencia de los enlaces y el texto de anclaje utilizado, las webs podían introducirse en los SERPs que semánticamente no tenían nada que ver con la consulta de búsqueda. De esta manera, se puede asumir como tesis que estas diversas bombas de Google condujeron a una mejora de los resultados de búsqueda, puesto que desde entonces Google ha estado poniendo más énfasis en la relevancia temática, la profundidad del contenido y la estructura del contenido y el perfil de los enlaces.

Enlaces Web

error: Atención: Contenido protegido.