Saltar al contenido principal





ecommerce-2607114_1280-2640267

Las tarjetas no son un producto homogéneo, ni mucho menos. Hay diferentes formatos en el mercado para que los usuarios puedan suscribirte en cualquier momento. En todos los casos, se conforman con un medio de pago que les sirva para pagos de cara de cualquier tipo. A tal efecto, las entidades bancarias han decidido adaptar este producto a las necesidades reales de sus clientes. Donde la aparición de nuevos ítems tecnológicos está propiciando una renovación constante. Debido a que las tarjetas ya no son como las que se usaban hace unos años. Están evolucionando y una muestra de esta tendencia está representada por las llamadas tarjetas virtuales.

Las cartas se han convertido en un método de pago totalmente universal. Ya es raro para la persona que no tiene uno de ellos, sea cual sea el modelo: crédito, débito, virtual o inclusive otros formatos más modernos o innovadores. Siempre están presentes en su billetera hasta que reemplazan el dinero físico. No en vano, su acceso se ha hecho muy sencillo y con muy pocos requerimientos puedes tener uno de ellos en tus manos. Aún cuando en algunos casos será totalmente necesario que asumas comisiones o gastos por su administración o mantenimiento, dependiendo de la tarjeta contratada.

Tanto es por lo tanto según los últimos datos dados a conocer por Mastercard muestran que el 82% de los usuarios españoles ya dispone de tarjeta de crédito. crédito, débito o prepago. Estas cifras representan un aumento de algo más del 8% respecto a la situación de hace un año. Sea cual sea el caso, las tarjetas de débito siguen siendo el método de pago preferido con casi el 75% de las preferencias. Le siguen las tarjetas de crédito que representan el 23% del mercado. Aunque por el contrario, los denominados prepago siguen siendo minoría entre la población española puesto que no supusieron más del 2% de la demanda mundial en el último año.

Última tendencia: tarjetas virtuales


online-shopping-2300665_1280-4554949

Sea cual sea el caso, una tendencia que ha aumentado en las preferencias de los consumidores es la de las tarjetas virtuales. Pero, ¿sabe verdaderamente qué son y en qué consisten? Debido a que simplemente conlleva una renovación en esta clase de productos y hasta el punto de ser muy aceptado por los usuarios más jóvenes que los usan con cierta frecuencia en detrimento de otros modelos más tradicionales. Al mismo tiempo, las entidades de crédito han sabido dar respuesta a esta demanda tan especial y prácticamente todos los bancos cuentan con un plástico de estas características. ¿Es este tu propio caso?

Debido a que las tarjetas virtuales no son de plástico ordinario, sino que, por el contrario, mantienen su propia identidad, como verás a continuación. Se puede decir que las tarjetas virtuales son un producto de pago que no tiene la condiciones físicas de las tarjetas de crédito o débito. Esta es una de sus principales características generales puesto que aunque si disponen cuerpo físico, no disponen las mismas prestaciones que las demás tarjetas bancarias. No es sorprendente que se utilicen principalmente para realizar pagos de compras mediante Internet. De ahí la enorme proyección que disponen entre los nuevos usuarios.

Mecanismo en estos plásticos

Por otra parte, es conveniente mencionar que estas tarjetas incluirán un número con su fecha de vencimiento como si fuera una tarjeta de crédito o débito. En este sentido prácticamente no hay diferencias. Donde si los hay, se hacen con otras medidas complementarias, como la confirmación de transacción mediante un PIN y en otros casos a través de una confirmación mediante un código recibido por SMS. Dicho de otra forma, cuentan con alta seguridad para realizar operaciones. Más allá de los servicios que brinda este original e novedoso medio de pago.

Desde luego, uno de sus grandes aportes radica en que te posibilitan mantener un control más rígido de tus finanzas personales. Entre otros motivos debido a que no se endeuda en las operaciones al no apuntar a los movimientos de cuotas. Por otra parte, los virtuales son muy propensos a desarrollar cualquier tipo de las compras en línea. Desde la adquisición del último modelo de teléfono smartphone hasta la reserva de vacaciones. Están adaptados a las últimas tendencias del sector de consumo. Este factor los hace muy interesantes para todo tipo de usuarios, siempre y cuando tengan una vinculación activa con las nuevas tecnologías.

Ventajas de esta dinámica de pago


wallet-1013789_1280-6940073

Uno de los aspectos que debes considerar de ahora en más son los beneficios que puede generar un plástico de estas características. Además, son muchos y múltiples por naturaleza, como verá de ahora en más. Debido a que representan otra de las diferencias más relevantes en cuanto a lo que son las tarjetas bancarias más tradicionales. Estas son algunas de las ventajas más destacables que ofrece este instrumento financiero.

  • Su gran flexibilidad: debido a que eres tú quien decide las cantidades de liquidez que debes aportar a tu plástico virtual. De esta dinámica, el saldo o el saldo de sus cuentas personales no se puede alterar. A tal efecto, dispone de una gran similitud con las tarjetas de débito.
  • Seguridad de pago: consiste en un sistema que te protege de determinadas situaciones no deseadas, como su pérdida o robo. Con la característica de virtualidad que se le confiere a este tipo de tarjetas.
  • Costos muy asequibles: no puedes olvidar que estos plásticos son los más baratos del mercado. No en vano, son gratuitos y no tendrás gastos por su administración de mantenimiento. A diferencia de lo que son las tarjetas de crédito o débito que requieren un desembolso fijo cada año.
  • Muy facil acceso: Por otra parte, no tendrás muchos impedimentos para suscribirte en los próximos días. Solo será necesario tu deseo de tenerlo en tu cartera, sin tener que aportar nómina o ingresos regulares. Puedes formalizarlos de forma muy sencilla y simplificada.

Desventajas de tu contratación

Por el contrario, las tarjetas virtuales, y como no podía ser de otra forma, conllevan una serie de perjuicios en su uso y que debes saber. Para que de esta dinámica puedas valorar si tu contratación es prudente o no desde estos mismos momentos. Debido a que no tendrás más remedio que hacerse cargo los siguientes escenarios que te exponemos a continuación.

  • Tus propias limitaciones: este tipo de tarjetas únicas solo son válidas para compras online. Si estas no son tus intenciones, desde luego que no tendrás muchos beneficios con ellas.
  • Dependerás de las recargas: no tendrás un saldo estable para realizar compras. Si no, al contrario, dependerá de las recargas que puedas hacer en cada momento. A tal efecto, puede ser semejante a lo que son las tarjetas de precarga. Donde eres tú quien decide los fondos que debe tener esta tarjeta.
  • No puedes usarlo en cajeros automáticos: las tarjetas con estas características no le posibilitan retirar efectivo de dispositivos automáticos. Ni siquiera cualquier tipo de consultas desde los cajeros automáticos a disposición de las entidades de crédito.

Oferta de los bancos


marketing-online-1427787_1280-1-4064148

La contratación de tarjetas virtuales está de forma directa asociada a la vinculación del usuario con la entidad financiera. Bajo esta base general, las entidades de crédito han decidido incorporarlos a sus habituales oferta de instrumentos financieros. A tal efecto, Banco Santander, Bankia, BBVA, La Caixa o Banco Sabadell contemplan un modelo de estas características. Son muy fáciles de contratar y están dirigidos a un perfil de usuario muy definido. Joven, muy relacionado con las nuevas tendencias de consumo y muy acostumbrado a los nuevos medios de las tecnologías son algunos de los más relevantes.

Si vas a contratar alguno de estos modelos, debes pensar que no te costará ni un euro. Solo las recargas que desees realizar para afrontar las compras que necesitas afrontar. Por otra parte, no puedes olvidar que procesos de contratación Generalmente son muy rápidas y similares a las de una tarjeta bancaria tradicional. Hasta el punto que las tarjetas virtuales las puedes complementar con tus tarjetas de crédito o débito. Su uso es totalmente distinto y por ende puedes tener cada una de estas tarjetas.

Tarjetas virtuales en el mercado

Uno de los ejemplos que aclaran esta demanda de los usuarios está representado por las llamadas Cybercard La Caixa la cual se comercializa por las siguientes características: es una tarjeta virtual que no incluye tasa de registro y 1% de gastos por las recargas hechas. En total armonía con los productos diseñados por otras entidades financieras.

En conclusión, otro aspecto que debes valorar es que esta clase de productos bancarios debe tener algún tipo de vinculación con la entidad financiera. A modo de ejemplo, asociado a una cuenta bancaria del mismo. No obstante, además se están desarrollando mediante establecimientos comerciales. Como estrategia para fidelizar a los clientes de forma mucho más eficaz.